Fiesta de Quince Años de Kamila

Can Ramonet es una antigua masía dedicada al turismo rural. Está ubicada en los alrededores de Sant Pere de Ribes, un pueblo cerca de Sitges, población costera que me gusta visitar con asiduidad. Sin embargo tengo que decir que llegar a Can Ramonet fue toda una aventura. Valentina, prima de Kamila, tuvo el acierto de enviarme las coordenadas para poder llegar con ayuda del GPS, pero a pesar de ser guiado por él, en más de un momento tuve dudas de estar haciendo el camino correcto, sobre todo cuando el GPS me dijo que debía tomar un camino de tierra dejando el asfalto firme a un lado. Las dudas crecieron cuando empecé a recorrer unos caminos angostos que cada vez me alejaban más y más de la zona urbana. Cuando estaba a punto de desistir y regresar a Sant Pere de Ribes pensando que el GPS no me guiaba con acierto, vi un poste con un pequeño letrero que rezaba Can Ramonet. Creo que nunca me había alegrado tanto de llegar a un lugar para hacer un reportaje de fotos. Allí estaba Kamila, rodeada de sus amigas y familiares. Kamila es una hermosa jovencita, a la que conozco desde que era una niña de 11 años, ya que desde hace mucho su familia cuenta conmigo para fotografiar los momentos importantes en su vida familiar.

Me encanta ser parte de los momentos importantes de esta familia, son personas muy alegres, les encanta bailar y lo hacen de una manera espectacular, seguramente debido a sus raíces colombianas. La tía de Kamilia, Esther, es una mujer cariñosa, que tiene un talento especial en la cocina, he tenido el placer de participar de abundantes convites y saborear platos deliciosos de tradición colombiana.

Para la sesión de fotos de Kamila aprovechamos las luces naturales del atardecer y el escenario rural de la casa me ayudó a tener fondos con mucho carácter, muros de piedra antigua, puertas de madera gastadas por el tiempo y techos de tejas coloreados por las lluvias del lugar.

La tradición colombiana de las Fiestas de 15 años tiene momentos muy marcados y tengo que confesar que me encantan. Kamila sentada en una silla decorada especialmente para la ocasión estaba acompañada de su madre, que delante de todos los invitados la maquilló y pintó los labios, su prima le puso un anillo de oro. Unos niños trajeron sobre un cojín unos zapatos nuevos de tacón alto y lo dejaron delante de Kamilia, para que luego se acercara su padre y le cambiara los zapatos planos que llevaba por los de tacón. Finalmente se acercó una niña de la familia y Kamilia le entregó una de sus muñecas. Todos esos pequeños gestos simbolizaban ese momento de cambio, el pasar de niña a una jovencita que empieza a convertirse en mujer.

Para Fotografía Jan Aymerich fue muy emotivo ser los responsables de que todos esos momentos tan importantes para Kamila y su familia, permanezcan vivos para siempre gracias a las imágenes que capturamos.

Fotos del reportaje aquí